TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

¡¡Sorteo 6º Aniversario!!

¡¡Sorteo 6º Aniversario!!
Hasta el 11 de Enero de 2018

miércoles, 16 de mayo de 2012

Jueves 5

Mientras el ordenador se iniciaba, Julya se cambió de ropa y se puso uno de los chandal que tenía para estar por casa.
La pantalla le mostró la imagen de planetas gigantescos rodeados de brillantes estrellas que tenía como fondo de escritorio. 
No me convence, tengo que cambiarlo…
Inició la página principal de la red social. Echó un vistazo rápido y vio que había pocas personas conectadas.  
No merece la pena hablar con ninguna de ellas.
La silla crujió cuando se apartó del teclado y se puso en pie. Se dirigió al baño, sacó de un cajón algodón, el desmaquillador y la cajita para las lentillas. Mientas hacía su rutinaria limpieza de cara, escuchaba la música que sonaba en la radio.  
Esta canción me gusta, ¿de quién será? Estoy harta de que no digan el nombre ni el artista… Si son novedades, es lógico que no sepa cómo se llaman. Creerán que tengo una bola de cristal, o algo.
July miró el algodón que tenía en la mano, con el color del maquillaje y negro del rímel.
Cuanto tiempo y trabajo desperdiciados… Mañana sólo usaré el rimel.

De repente escuchó el pitido que emitía el ordenador cuando alguien iniciaba una conversación.
¡Ya sé quién es! Julya sonrió con picardía.
Lo dejó todo en su sitio, tiró el algodón sucio a la papelera y apagó la luz. Una vez en su habitación se puso las gafas y abrió la ventana de la conversación. Tal como imaginaba, era Mike. Escribió:

●  Julia: estaba esperando que te conectaras =^^=
●  Mike: sí? xq?
●  Julia: me gusta hablar contigo :P
●  Mike: jejeje a mí también

July buscó una goma para el pelo. Mientras se hacía una coleta, apareció una nueva línea en la conversación.

●  Mike: bueno… hay algún chico q te quite el sueño?

Julya volvió a sonreír. No se anda por las ramas… Se inclinó sobre el teclado y escribió:

●  Julia: alguno quizás…
●  Mike: mmm ok
●  Julia: lo nuestro no salió bien, pero aún no me lo he quitado de la cabeza. Con el tiempo… U_U
●  Mike: eso es, date tiempo
●  Julia: y tú? Algún desengaño amoroso?
●  Mike: alguno, pero ya superado
●  Julia: me alegro! No como yo ^^U

El resto de la conversación derivó a los temas clásicos: videojuegos, música, películas; nada que no pudieran saber mirando sus respectivos tablones, pero siempre era divertido que te lo contaran.
Alrededor de las tres, July se despidió porque era hora de comer. Antes de marcharse, Mike puso un corazoncito.
¿Dónde me estoy metiendo? ¿Realmente quiero algo con él? Porque está claro que va a por todas…
Julya suspiró y apagó el ordenador.

Por la tarde, al conectarse, vio que tenía un mensaje privado de Mike, al abrirlo leyó: Hola! Q tal? Bss, wapa.
Se quedó un poco descolocada por la brevedad del mensaje. Ella siempre utilizaba los mp para contar cosas importantes o urgentes, y esa pequeña frase no correspondía con ninguna de las dos clases. No sabía cómo interpretarlo. Tal vez no haya nada que interpretar… Le estoy dando vueltas a una tontería. 
Actualizó la página y vio que Mike estaba conectado.

Julia: Acabo de leer tu privado =)
Mike: Hola! Y q te cuentas? Aparte de estudiar
Julia: muy poco…
Sigo leyendo
He vuelto a escribir
Y no sé que más… ^^U
Mike: te ha vuelto la inspiración!
Julia: sí! tal vez gracias a ti =)
Mike: ohhhhh
Julia: cómo me quedo contigo! XD
Mike: jummmm ahora te odio
Julia: del odio al  amor sólo hay un paso
Mike: tal vez en algún momento se dé…

Juuul, estás jugando con fueeegooo. Decidió cambiar de tema con la mayor sutileza y pasó a preguntarle por su día en el instituto. Cuando estaba contestando, la interrumpió el teléfono. Se puso en pie y con dos zancadas salió al pasillo para ver el número: era Sam. Lo descolgó y apretó el botón verde.
—¿Sí?
—Holaaaa.
—Holaaaa. ¿Qué? ¿Alguna novedad?
—Muajajaja.
—Veo que sí… —July regresó frente al ordenador—. Dime.
—Se lo he dicho todo.
—¿El qué y a quién?
—A Rob, le he explicado todo lo de Sharon. También a Peter.
—¡Vaya, esto promete!
—Te cuento…
—¡Espera! Voy a despedirme. No quiero perderme ninguna palabra.
—¿Con quién hablas?
—Con Mike.
—Mmmm. Últimamente habláis muchoooo.
July rió por lo bajo al imaginarse la sonrisa de tiburón que tendría Samantha en esos momentos.
—Tal vez… Nos estamos conociendo. —Se sentó en la silla y estiró las piernas sobre la mesa—. A ver, ¿cómo ha sido todo?
—Peter y Rober… Bueno, en realidad Rob porque Pet ya lo sabía casi todo…
—Sam…
—¡Sí, ya voy! Roby se ha puesto muy pesado y me ha preguntado TODA la mañana por qué estoy mosqueada. Así que me he cansado y se lo he explicado todo.
—¿Todo... todo?
—Sí. Ha hecho falta una clase entera de química.
—Suerte que la tienes aprobada.
—¡Ya! Aunque ellos no, ¡jaja!
—Veamos, ¿por dónde has empezado?
—Al principio no quería hablar demasiado, pero he acabado soltándolo todo: lo del cine, lo apática que está y que no reacciona; también les he contado la “filosofía” de Sharon y lo hipócrita que es.
—Se han debido de quedar alucinados…
—Sí, no se imaginaban para nada que Sharon fuera así en realidad.
—Entonces les has demostrado que tu enfado no fue un berrinche. Sino una acumulación…
—Claro —asintió Sam rápidamente, parecía tener prisa por contar el resto—. Ahora lo comprenden mejor, aunque siguen alucinando con la extraña “involución” de Sharon.
—¡Ja! ¡Como nosotras! —Rió July—. Creo que es un misterio que nunca llegaremos a resolver.
—¡Espero que sí! ¡No voy a aguantar esta gilipollez si no me da una explicación!
—Pues te voy avisando: espera sentada. ¡Ah! Y llévate palomitas.
—Ja, ja, ja… —rió Samantha con sarcasmo—. ¿Por qué lo dices?
—Lo peor de todo esto es que Sharon no se da cuenta de nada. No cree estar haciendo nada malo…
—Ni bueno —apuntó Sam.
—¡Exacto! No está haciendo absolutamente nada. Se está limitando a ver pasar los días, ¡no se interesa por nada! Su indiferencia es lo que está acabando con nuestra amistad.
—También les he contado eso…
—¿Y qué opinan?
—Se han quedado preocupados, sobretodo Rob.
—Tal vez no deberías haberle dicho nada a él. —Julya se mordió el labio—. Si ahora no quiere salir con ella, será por nuestra culpa.
—He hecho bien en decírselo, necesitaba conocer las dos caras de la moneda. Si le pide salir, que lo haga sabiendo donde se mete.
—Que sepa cómo es ella…
—Sí. Además, a Rob ya le pasó algo parecido. Salió con una chica que no quería nada con él, pero ella lo hacía sólo para divertirse… Rober acabó destrozado. Si le pasa lo mismo con Sharon y no le hubiera avisado, no me lo habría perdonado.
—¿Qué más han dicho?
—Han insistido que hable con ella cuanto antes, esta tarde.
—¿¡Qué prisas son esas!? —exclamó July.
—He pensado lo mismo. Les he dicho que este asunto tenemos que hablarlo las tres, además, si me encuentro ahora con ella, ¡no sé lo que haría! Prefiero tenerte a mi lado porque tú me frenas, si no ¡la hostio!
Julya esbozó una sonrisa, imaginándose la escena.
—Del sábado no pasará.
—Eso espero… Oye, el teléfono se me muere. ¿Seguimos hablando mañana?

Tras despedirse, Julya colgó y se quedó pensativa; su cuerpo hacía de puente entre la silla y el escritorio.
¿Tal vez estamos sacando las cosas de contexto? Es cierto que Sharon lleva meses muy rara, siempre cabizbaja y sin ganas de hacer nunca nada... pero a lo mejor ahora es así. ¿Debemos tirar de ella y obligarla a volver a ser la de antes, o debemos apoyarla en su decisión de imitar a un vegetal?

De repente escuchó otra vez el pitido que la avisaba de una nueva conversación.  
¿Será...? No, es Erik.

Julia: Wolaaa!! =^^= Aún tenemos una quedada pendiente!
Erik: muy cierto… mmm este finde haber si puedo verte =)
¡Ya sé! Escucha pequeña, este sábado te veo un rato, puedes?
Julia: por la tarde estoy libre ^^
Aunque… Vas a estar en el expomanga?? A lo mejor nos vemos allí!
Hasta qué hora te quedas? Tal vez podamos marcharnos juntos después…

—¿Con quién hablas? —preguntó la madre de July mientras dejaba la ropa limpia y doblada sobre la cama.
—Con Erik.
—¿Qué dice?
—Estamos quedando para el sábado. A lo mejor regreso con él en el bus.
—Mejor… ¿Va a ir éste?
—Se supone que sí —contestó July, sabiendo que hablaba de Alex.
—A ver si es verdad. ¿No quería conocerlo Samantha?
—Sí… A buenas horas…

Erik: la verdad, no tengo ni idea…
Si quieres que nos volvamos juntos, ningún problema =)
Julia: así no tengo que ir sola en bus hasta tu casa. Regresas para comer?
Erik: me llevaré un bocata en la mochila y pillaré el bus de las 4 más o menos.
Julia: Entonces me voy contigo! =^^=
Erik: ;)

Julya resopló y miró la hora. ¡Tengo que seguir estudiando!
Apagó definitivamente el ordenador y, para no caer en la tentación de volver a encenderlo, cogió sus apuntes y bajó al salón. Por suerte no había nadie viendo la tele, así que pudo continuar tranquilamente con los ejercicios y problemas de circuitos sin sufrir ninguna interrupción más.

No hay comentarios: