TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

¡¡Sorteo 6º Aniversario!!

¡¡Sorteo 6º Aniversario!!
Hasta el 11 de Enero de 2018

jueves, 24 de mayo de 2012

Relato 4 - EFÍMERO

Uno, dos, tres, cuatro... Los segundos van pasando, los minutos, las horas... Estar aquí, en este sitio sin puertas ni ventanas, sin ninguna fuente de luz exterior, es agobiante. Necesito salir y ver que el mundo sigue en pie, que la gente sigue con su vida sin percatarse de lo que ocurre a unos metros de por donde ellos pasan.

Mis dedos tientan en la oscuridad, en busca de cualquier indicio que me permita saber dónde me encuentro, pero parece imposible; estoy perdida en medio de ninguna parte. Siento mis manos moverse, mis pies dando torpes pasos en esta maldita oscuridad, pero mucho me temo que terminaré volviéndome loca. Escucho mi respiración cada vez más acelerada, mi garganta reseca suplica una mísera gota de agua y mis labios saben a hierro y sangre; creo que estoy herida. Empiezo a asustarme.

Levemente, con la suavidad de un amanecer, una débil luz surge de la oscuridad. Ilumina una pequeña porción, revelando una simple mesa con dos sillas; en una de ellas está sentada una figura. ¿Es un hombre, o tal vez un muchacho? Es difícil definir su edad. Su presencia me atraviesa: un aura antigua y desconocida. Da la sensación de haber vivido mucho más que cualquier persona, pero sus manos se deslizan por la mesa y acarician un tablero de ajedrez como si no los reconociera; como si acabara de nacer.

-¿Le apetece jugar, joven dama? -susurra sin alzar la cabeza, pero pude imaginar en su rostro el esbozo de una sonrisa.

No soy capaz de decirle que no, así que iniciamos la partida. Sin embargo, todo lo que sé de ajedrez no me sirve de nada, no soy capaz de frenar el avance de mi contrincante. La partida no dura más de diez minutos que a mí me parecen años.

-Aburrida y predecible -murmura sin rastro de ironía en su voz-. Como tu vida... como tu muerte.

-¿Quién eres? -Lo miro aturdida y confusa. Me devuelve una sonrisa amable y paternal.

-Me han dado mil nombres y por muchos más se me ha conocido. Yo ya existía antes del tiempo, antes de que el caos absoluto se tornara en orden, antes de que el Sol comenzara a brillar y la Luna gobernara la bóveda nocturna. Me nombran entre susurros, al cobijo de las sombras... ¿Has oído alguno de los cuentos de brujas?

Observo cómo se levanta, rodea la mesa lentamente y se inclina sobre mí. Me dedica una mirada cargada de pena.

-Lo siento, mi niña. -Las palabras me acarician el rostro-. Jugaste con tu vida como si fuera una ruleta de la suerte y, lamentablemente, no salió la casilla ganadora. Te he dado otra oportunidad y, aún así... No tengo elección.

Abro los ojos al descubrir que roza sus labios con los míos: una dulce y triste sensación me recorre por completo.

Escucho un pitido a lo lejos, una máquina avisando que mi corazón se detiene. Decenas de voces, gritos y súplicas llegan desde la profunda oscuridad, desde la habitación donde mi cuerpo reposa en un apacible coma. ¡Qué ilusos! Ya no pueden hacer nada, es inevitable. La Muerte me ha reclamado para sí.

4 comentarios:

aldogal dijo...

Hay este si me gusto mucho, de los tres es el que mas me gusto pero no por que los demás no este bueno, verás tu tienes muy bien ese talento de mostrarnos lo siniestro desde el inicio. La oscuridad y esa imagen de la muerte esta brutal, tan limpia, nada tétrica, por el contrario, sin recurrir a la calbera o la guadana, nos presentas una imagen perturbadora pero a la vez fascinante...

MonTse dijo...

Precioso!! La escritura es perfecta, usas muy bien las palabras. Y aunque da un poco de pena, y casi miedo, es un relato romántico, suave, y rítmico.
Enhorabuena!

Raquel BS dijo...

me ha encantado el relato y la forma que tienes de expresarte y de escribir.

Meg dijo...

Me gusta mucho tu forma de expresarte y la sensibilidad con la que hablas de la muerte, es original y profunda. A veces es lo que más cuesta, que a la otra persona le transmitas sentimientos y tú lo consigues. Sigue así y no dejes de cultivar tu pasión por la escritura.