TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

¡¡Sorteo 6º Aniversario!!

¡¡Sorteo 6º Aniversario!!
Hasta el 11 de Enero de 2018

martes, 3 de julio de 2012

Sé lo que estás pensando


  • Autor: John Verdon
  • ISBN: 978-84-928-3339-9
  • Editorial Roca
  • 432 pags.
  • Libro 1/3



Sinopsis:

Un hombre recibe una carta que le urge a pensar en un número, cualquiera. Cuando abre el pequeño sobre que acompaña al texto, siguiendo las instrucciones que figuran en la propia carta, se da cuenta de que el número allí escrito es exactamente en el que había pensado...

David Gurney, un policía que después de 25 años de servicio se ha retirado al norte del Estado de Nueva York con su esposa, se verá involucrado en el caso cuando un conocido, el que ha recibido la carta, le pide ayuda para encontrar a su autor con urgencia. Pero lo que en principio parecía poco más que un chantaje se ha acabado convirtiendo en un caso de asesinato que además guarda relación con otros sucedidos en el pasado. Gurney deberá desentrañar el misterio de cómo este criminal parece capaz de leer la mente de sus víctimas en primer lugar, para poder llegar a establecer el patrón que le permita atraparlo. 



Este libro me lo regaló mi novio porque sabe lo mucho que me gusta la novela negra y resolver puzzles. Y, con una portada y sipnopsis tan llamativas, me esperaba una gran historia. Sin embargo, cuando lo tuve en mis manos noté una extraña sensación: por algunar razón, no me daba buena espina.

Y mi intuición no me falló: la lectura no me ha enganchado nada, es un libro muy lento y aburrido. Los personajes son pobres, la trama mal desarrollada y un final previsible y abrupto.

El autor suple la falta de atractivo de los textos con gran cantidad de descripciones innecesarias recargadas con palabras demasiado aflautadas que dificultan la lectura. A esta obra le sobra la mitad de las páginas y aún así no llegaría ni a la calificación de entretenido.

Es cierto que el truco de los números (que da lugar al título) ni me lo imaginaba, pero tampoco resultó tan sorprendente ni emocionante como quería hacer creer el autor; se trataba de pura estadística.

Un libro pretencioso y prescindible que queda reducido a nada cuando se conoce el desenlace. La verdad es que no esperaba mucho de este libro, pero aún así me ha decepcionado. Pensé que al menos sería una lectura ligera... y ni eso; no siento la necesidad de leer la continuación.

Saludos ;)

7 comentarios:

Rebeca de Winter dijo...

A mí me gustó bastante más que a ti. No creo que te hayan quedado más ganas de John Verdon pero su segundo libro "No abras los ojos" es bastante más comlicado que éste y nada previsible. Besos.

Xavier Beltrán dijo...

A mí me gustó tanto -o tan poco- como a ti. La resolución del caso me pareció un poco ridícula y echó por tierra todas las esperanzas que tenía puestas en la trama. El personaje protagonista sí me convenció, pero no sé si volveré a leer a este autor.

Un saludito y feliz martes.

Pinkiland dijo...

No lo he leído pero le tengo ganas, y es que este género me atrae mucho! :D
Saludos.

InésM dijo...

Le tenía ganas a este libro pero después de tu reseña... esperaré.
Besitos.

aldogal dijo...

Bueno, pues ami me parecce que lo he visto por ahi, a pesar de tu recomendacion me atraveria a leerlo pues llama mucho la atención, de pende de mi impresión aca estaré de regreso para comentar... besoso...

Hancastera dijo...

Creía que sería un buen libro, pero ya veo que no y además con tantas descripciones innecesarias, con lo que odio que los libros tengan muchas descripciones.
Muchas Gracias por la opinión, así una se evita llevarse chascos y pérdidas de tiempo.
Besitos ^.^

Meg dijo...

Pues a mi sí que me gusto, aunque me han dicho que el segundo de la saga ya flojea. Me gustó porque en este tipo de libros necesito tardar en averiguar quién es el asesino y aquí me pasó, lo cual es buena señal. No sé, las descripciones no se me hicieron tediosas. Tampoco es de mis favoritos pero disfruté bastante con él, sep. Cuando tenga tiempo le daré una oportunidad al resto.

Un beso!