TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

¡¡Sorteo 6º Aniversario!!

¡¡Sorteo 6º Aniversario!!
Hasta el 11 de Enero de 2018

sábado, 26 de octubre de 2013

DEBATE - Salir con chicas que leen

Rosemary Urquino: Sal con una chica que lee

Sal con alguien que se gasta todo su dinero en libros y no en ropa, y que tiene problemas de espacio en la estantería por haber comprado demasiados. Invita a salir a una chica que tiene una lista de libros por leer y que desde los doce años ha tenido una tarjeta de suscripción a una biblioteca.


Encuentra a una chica que lee. Sabrás que es una ávida lectora porque siempre lleva un libro que aún no ha empezado a leer. Es la que siempre mira amorosamente los escaparates de las librerías, la que grita en silencio cuando encuentra el libro que quería. ¿Ves a esa chica un tanto extraña oliendo las páginas de un libro viejo en una librería de segunda mano? Es la lectora. Nunca puede resistirse a oler las páginas, y más si están amarillas.

Es la chica que está sentada en un café al final de la calle, leyendo mientras espera. Si le echas una mirada a su taza, la crema ha adquirido una textura un tanto lechosa y flota encima del café porque ella está absorta en la lectura, perdida en el mundo que el autor ha creado. Siéntate a su lado. Es posible que te eche una mirada llena de indignación porque la mayoría de las lectoras odian ser interrumpidas. Pregúntale si le está gustando el libro que tiene entre las manos. Invítala a otra taza de café y dile qué opinas de Murakami. Averigua si fue capaz de terminar el primer libro de Fellowship y pregúntale si le encanta Alicia, o si quisiera ser ella.

Es fácil salir con una chica que lee. Regálale libros en su cumpleaños, en Navidad y en cada aniversario. Dale un regalo de palabras, bien sea en poesía o en una canción. Dale a Neruda, a Pound, a Sexton, a Cummings y hazle saber que entiendes que las palabras son amor. Comprende que ella es consciente de la diferencia entre realidad y ficción, pero que de todas maneras necesita que su vida se asemeje a su libro favorito. No será culpa tuya si lo hace, pero tiene que intentarlo.

Miéntele. Si entiende de sintaxis también comprenderá tu necesidad de mentirle. Detrás de las palabras hay otras cosas: motivación, valor, matiz, diálogo; no será el fin del mundo.
Fállale. La lectora sabe que el fracaso lleva al clímax y que todo tiene un final, pero también entiende que siempre existe la posibilidad de escribirle una segunda parte a la historia y que se puede volver a empezar una y otra vez. También es consciente de que durante la vida habrá que toparse con villanos y héroes.

¿Por qué tener miedo de lo que no eres? Las chicas que leen saben que las personas maduran, lo mismo que los personajes de un cuento o una novela, excepto si los protagonistas son como en la saga Crepúsculo.

Si te encuentras con una chica que lee, mantenla cerca de ti. Cuando a las dos de la mañana la pilles llorando con un libro contra su pecho, prepárale una taza de té y abrázala. Es probable que la pierdas durante un par de horas, pero siempre regresará a ti. Hablará de los protagonistas del libro como si fueran reales y, por un tiempo, para ella lo serán.

Le propondrás matrimonio durante un viaje en globo o en medio de un concierto de rock, o quizás formularás la pregunta por absoluta casualidad. Sonreirás con tal fuerza que te preguntarás por qué tu corazón no ha estallado.

Escribiréis vuestra historia, tendréis hijos con nombres extraños y gustos aún más raros. Caminarán juntos los inviernos de la vejez y ella recitará poemas en un susurro mientras tú sacudes la nieve de tus botas.

Sal con una chica que lee porque te lo mereces. Te mereces una mujer capaz de darte la vida más colorida que puedas imaginar. Si solo tienes para darle monotonía, horas trilladas y propuestas a medio cocinar, te vendrá mejor estar solo. Pero si quieres el mundo y los mundos que hay más allá, invita a salir a una chica que lee. O mejor aún, a una que también escriba.

Fuente: El malpensante.


Éste sí que es bonito. ¡Me emociono sólo con leerlo! 
Me siento tan identificada... ¿Y vosotros?


Si queréis leer la primera parte: Salir con chicas que no leen.

Saludos ;)

7 comentarios:

MeriiXún dijo...

Me gusta mucho!
besos

Ichirin dijo...

Me parece precioso! Es genial!
Claro que me siento identificada!

Un besito ^^

aldogal dijo...

Esta buen en verdad. Oye, como estas, te premiado en mi blog con un Liebster Award, si alguién ya te lo ha concedido con el mío son dos. Besos.

Miss.Navegante dijo...

Por favor, me ha encantado, es maravilloso :O Yo también me sentí identificada, sobretodo con lo de los hijos con nombres extraños xD Sí, mi lista de nombres para mis hijos son de personajes de libros jajajajajajajaja

Celeste c dijo...

Es hermoso.. me siento muy identificada jajaaj

Alice dijo...

Muy buenas guapi!!

Ya conocía este artículo y me gusta mucho, me parece, no sé, muy bonito jjajajaja

Aunque debo decir que el de sal con una chica que no lee, me parece un pelín pesiista y exagerado peeero bueno, jajajja

Un besote

pat8155 dijo...

yo lo conocia porque salio en una publicación argentina llamada el mal pensante y una amiga de alla me lo paso, tambien hay una version con una chica que no lee ;)