TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 14 de enero de 2014

Las tejedoras de destinos



  • Autor: Gennifer Albin
  • ISBN: 978-84-2040-3878
  • Editorial Alfaguara
  • Año: 2013
  • 428 págs.
  • Las Tejedoras de Destinos #1
  • Precio: 16.95€ (Tapa blanda)





Inútil. Torpe. Las demás chicas lo susurran a sus espaldas durante las pruebas, pero la joven Adelice Lewys tiene un secreto: sus errores son intencionados.

Dotada de una habilidad fuera de lo común para tejer el tiempo, Adelice sabe que ella es exactamente lo que la Corporación está buscando. Si es elegida tejedora, conseguirá privilegios, riqueza y belleza eterna, pero también será responsable de bordar la esencia del mundo: sus nacimientos, su clima, su comida... y su muerte; un precio demasiado alto que la muchacha no está dispuesta a aceptar.

Sin embargo, los hilos del telar de Arras tienen bien atado su destino. Su rebeldía ha sido detectada. Una vez dentro del Convetri, no solo deberá aprender a manejar su don, sino también a decidir en quien confiar, a quién vigilar... y a quien amar.


La novela comienza como cualquier otra distopía: nos encontramos en un futuro donde todo está tan organizado y estructurado que no existe violencia, delitos ni accidentes y la gente vive en paz. Sin embargo, tras esa perfecta fachada se encuentra un mundo corrupto donde el control del tiempo y el espacio confiere un poder asombroso. No existe la libertad, la gente esta obligada a desempeñar para el resto de su vida el papel que le asignan en la adolescencia. No está permitido tener hijos, a no ser que la Corporación apruebe un permiso. La sociedad es tan machista que las mujeres solo sirven como secretarias y para servir café, siempre deben ser guapas, calladas y eficientes... Y en cuanto muestras signos de disconformidad o rebeldía, te "reprograman" o "extraen" del sistema.

Nuestra protagonista, Adelice, que tiene el magnífico don de manipular la realidad a su antojo, comete un error y la Corporación se la lleva para utilizarla en sus fines. Al principio me esperaba que se comportara como una niña temerosa y tonta, pero me ha sorprendido mucho su carácter: es descarada, irónica y realista. No se achanta ante nadie, aunque amenacen con matarla.

Adelice no es como el resto de muchachas, todas desean ser hilanderas porque es el mayor rango que puede poseer una mujer, lo cual significa dinero, poder, fama, juventud eterna... Pero Adelice, que es la tejedora más poderosa de todo Arras, sabe que la realidad no es tan bonita como la pintan. Pronto se queda sin familia, marginada y humillada, pero no quiere aceptar que tiene el poder para cambiarlo todo, para crear un mundo mejor y, lo más importante, libre. Para eso deberá confiar en Jost y, en ocasiones, escuchar los consejos de Erik.

Josten es el mayordomo jefe del edificio donde retienen a Adelice. Este joven inspira confianza desde su primera aparición. Bajo un aspecto rudo y pueblerino, se esconde un chico avispado e inteligente que no se pierde ni un detalle. Desde el principio me gustó mucho este personaje, quien siente atracción por la protagonista y no puede evitar cuidarla, aunque suponga un peligro para él.


Como contrapunto tenemos a Erik, un atractivo joven que sirve a la Corporación. Le utilizan como chico de los recados y, aunque se entrevé que es algo más, no se sabe exactamente cuál es su papel en todo esto. A medida que avanzamos en la historia descubrimos que es astuto y listo, lo cual anima a no fiarse de él, pero protagoniza numerosas escenas que crean confusión en el lector y ya no sabe si es bueno, malo, o un poco de ambas cosas...


Por otro lado hay una buena colección de personajes odiosos, como la psicópata Maela o el embajador Cormac, un borracho que disfruta con el hecho de que le lleven la contraria. En resumidas cuentas, el abanico de personajes es bastante amplio y de todos los colores, lo que nutre la historia y la hace muy amena y entretenida. Es un libro que me mantuvo pegada a sus páginas, quitándome horas de estudio y sueño. El punto fuerte es la complicada realidad de los telares y los tejidos que dan forma al mundo de Arras. No se parece a nada de lo que he leído dentro de la literatura juvenil y, cuando algo así sucede, ya no hay forma de que el libro no merezca automáticamente el aprobado como mínimo.


Cuando quedan apenas cincuenta páginas para terminar, la trama pierde un poco de fuelle y se nota que los últimos capítulos son de relleno para dejarnos con ganas. El final es tan abierto que corrí a buscar cuándo publicarían la segunda parte.

En definitiva, nos encontramos ante una novela que tiene detalles en común con anteriores distopías, aunque aporta un punto de originalidad muy refrescante que la diferencia por completo. Es sin duda una recomendación obligatoria. Además cuenta con una portada que me parece preciosa con todos esos colores y brillos metalizados. Como ya he dicho, tengo unas ganas tremendas de poder leer la continuación.

Gracias a Alfaguara por el ejemplar.


Saludos ;)


3 comentarios:

Carmelo Beltran Martinez dijo...

Me ha gustado la entrada, el libro tiene una pinta demasiado buena. Lo que pasa es que 16 euros es caro. A ver si se lanza de bolsillo pronto.

Marya dijo...

Todo lo que sean distopías nunca descarto leerlas así que queda apuntado. Un besote :)

aldogal dijo...

Distopiassss las estoy empezando a adorar, me gustaria verte en la saga de Delirium,,, me la han recomendado bien...