TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

¡¡Sorteo 6º Aniversario!!

¡¡Sorteo 6º Aniversario!!
Hasta el 11 de Enero de 2018

jueves, 11 de diciembre de 2014

Trilogía Firelight


  • Autor: Shopie Jordan
  • ISBN: 
978-84-2168-8625
978-84-2169-9881
978-84-2167-9647
  • Año: 2011-2012
  • Páginas: 348/352/317
  • Editorial Bruño
  • Precio: 12€



Además de ser una joven independiente, rebelde y decidida, Jacinda es una draki, una descendiente de dragones capaz de adoptar forma humana para vivir entre los hombres sin llamar la atención. Un día pone en peligro a su manada rompiendo una de sus leyes más sagradas y, para evitar el castigo, se ve obligada a huir con su familia al mundo humano. Lentamente su draki morirá y ella se convertirá en una humana más. Sin embargo, Jacinda no está dispuesta a renunciar a su esencia sin luchar, aunque para ello deba acercarse al mayor de sus enemigos, un atractivo y enigmático cazador de drakis que, con una simple mirada, despierta todos sus instintos. 

Poderes míticos, luchas de clanes y un amor imposible dan forma a la historia de dos jóvenes que cruzan la antigua línea divisoria que los separa… con resultados imprevisibles.


En general la trilogía es muy fácil de leer, ligera y agradable. No aporta nada nuevo al género juvenil, su único objetivo es entretener y brindar al lector unas cuantas horas de distracción y sosiego.

La historia es otra versión moderna de Romeo y Julieta; aquí Romeo es un cazador y Julieta escupe fuego. La trama es predecible y no esconde grandes sorpresas ni giros argumentales. Esto a muchos puede que no les guste y acaben abandonando el libro, pero para mí fue lo contrario. En muchos capítulos pensaba "si yo fuera la autora, haría esto o lo otro", y la mayoría de las veces acertaba. Fue una especie de juego que me propuse a lo largo de la trilogía y era divertido ver con qué precisión era capaz de adivinar lo que iba a ocurrir. Todo esto me animaba a seguir leyendo y, para qué negarlo, me gustaba mucho cómo se desarrollaba la historia.

El estilo de la escritora fue otro de los alicientes. Me encanta cómo emplea las metáforas y las descripciones para mostrarnos las forma de ser y de pensar de la protagonista. 
Lo que más me gustó fueron los drakis, criaturas medio humanas descendientes de los dragones. Me parece fantástica y muy ingeniosa la idea, aunque me hubiera gustado que profundizara más en su historia y explicara cómo los dragones y humanos acabaron compartiendo descendencia... Las descripciones cuando pasan de forma humana a dragón son estupendas, era capaz de ver con toda claridad la transformación e imaginarme las sensaciones que experimenta Jacinda.

Por otro lado están los cazadores. Instintivamente los odias, pero cuando conoces a Will y explica por qué cazan a los dragones, entiendes que no todo es blanco o negro. Los cazadores piensan que los dragones son criaturas extrañas y peligrosas, y que su misión es eliminarlos para asegurar la tranquilidad en todo el mundo. ¿Cuántas películas tienen esa premisa? Cientos. Me gusta que la autora muestre las dos versiones de un enfrentamiento.


Sin embargo, aunque se centra mucho en describir las sensaciones y sentimientos de los personajes, éstos siguen siendo muy planos. No los conocemos en profundidad y no sabemos cómo son, tan solo se araña la superficie.


A la única que podemos conocer bien es a Jacinda porque la historia está narrada desde su punto de vista. En cada capítulo te transmite su amor por el vuelo, por ser un draki y su malestar al ser diferente incluso dentro de su especie. A lo largo de la historia empatizas con ella, sientes su frustración y su negativa a dejar morir su lado draki. Llegas a cogerle manía a su madre y a Tamra, su hermana, por querer obligarla a convertirse en humana. Sin embargo, Jacinda no deja de ser una chica de 16 años, por lo que su comportamiento no siempre es el más sensato. Su relación con Will resulta demasiado forzada, casi de la noche a la mañana se están profesando amor. Su continuo tira y afloja es bastante irritante, incluso cargante, y llegados al tercer libro, la autora ya no sabía cómo describir los besos sin caer en la repetición.

Como ya he dicho, he disfrutado mucho con la lectura de la trilogía, aunque Hidden se me hizo algo más pesado. En este libro Jacinda se comporta de forma tan altruista que resulta irritante. Tiene un alto sentido de la responsabilidad, siente que debe estar pendiente de todo el mundo, hasta cuando ya no la necesitan. Si fuera ella, yo me largaría de una vez. Bastante ha ayudado a los demás y casi nadie se lo agradece, ¡que se apañen sin ella! También sufre lo que llamo "el síndrome boomerang", da igual las ganas que tenga de abandonar a su manada, que siempre acaba regresando por diferentes motivos; hasta los propios personajes se cachondean de ella con este asunto.


El final es bastante abierto y podría haber una continuación si la autora quisiera, pero ya dijo que no haría más libros. Cuando terminas de leer sientes que falta algo, que es una buena historia pero sientes que no la han pulido lo suficiente para sacarle todo su potencial. Una lástima porque a mí me ha gustado bastante.

Saludos ;)

1 comentario:

Espe dijo...

A mi me gusto bastante esta trilogía, es original y la fantasía esta bien llevada.
Un besp