TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 2 de febrero de 2016

La isla del tesoro



  • Autor: Robert Louis Stevenson
  • ISBN: 97884-96246-086
  • Editorial El País
  • Año: 2004
  • 270 págs.
  • Libro autoconclusivo.





Cuando el joven Jim Hawkins encuentra el mapa de una isla desierta en la que se ha escondido un tesoro, recurre a influyentes amigos para fletar la Hispaniola y emprender el viaje. Cuenta con su audacia, la experiencia del capitán Smollet y la inteligencia del doctor Livesey. Pero la tripulación está formada por una banda de filibusteros a las órdenes de John Silver, un verdadero pirata sanguinario que codicia el mismo tesoro.



Aunque conocía esta historia gracias a las adaptaciones de Los teleñecos y Disney, y a pesar de saberme de memoria estas películas, la lectura no se me hizo pesada en ningún momento. Solo con leer el primer capítulo empecé a degustar el sabor de una buena historia y me vi transportada  a la posada Almirante Benbow, punto de partida de las aventuras de nuestro narrador Jim Hawkins.

Jim es un chico atolondrado y deseoso de vivir aventuras que, en más de una ocasión, pone en peligro tanto su vida como las de sus compañeros. Por suerte, cuenta con la habilidad especial de todo protagonista: por muy insensatas que sean sus ideas, siempre acabarán saliendo bien.

Mientras que en las películas se centran mucho en la travesía a a bordo del Hispaniola, lo cierto es que en el libro en seguida llegan a la famosa isla del tesoro, sin contratiempos y sin echar de menos al único desaparecido durante el viaje. Me sorprendió que el famoso señor Arrow, un personaje que siempre muestran como alguien recto y cumplidor de las normas, en realidad es un borrachuzo que desaparece de escena sin aportar nada a la historia. Después de desembarcar y liarse parda entre motines y polvorines, ambos bandos se quedan en tablas y comienzan las negociaciones. Aquí es cuando la historia pierde fuelle, por suerte tenemos a Jim y sus "brillantes ideas" para animar la lectura hasta el final. Lo único que no me gustó fue que no expliquen qué ocurre con Jim y su parte del tesoro. Da la sensación de que el autor tenía prisa por terminar y se le olvidó escribir un par de páginas para dejar un final bien cerrado.

A lo largo de todo el libro hay muchísimas palabras que desconocía porque están relacionadas con todo el tema de los barcos y, salvo ciertas personas, imagino que la mayoría de lectores tampoco sabrán su significado. Y me gustó que todo estuviera explicado a pie de pagina, así no me he perdido en ningún momento y he podido imaginarme cada descripción al detalle.

A pesar de ser una obra con muchas décadas a sus espaldas, destila originalidad y calidad en cada una de sus páginas. Es una de esas historias que se disfrutan sin importar los años que hayan pasado o la edad del lector. Es una novela fantástica que debe leerse, al menos, una vez en la vida.

Saludos ;)

No hay comentarios: