TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 20 de junio de 2017

Colmillo Blanco



  • Autor: Jack London
  • ISBN: 978-84-9764-5577
  • Edimat Libros
  • Año: 2006
  • 296 págs.
  • Precio: 2.95€





La historia transcurre en el Territorio del Yukón, Canadá, durante la Fiebre del oro de Klondike a fines del siglo XIX, narrando el camino hacia la domesticación de un perro lobo salvaje que debe hacer uso de sus salvajes instintos ancestrales para sobrevivir y prosperar en los bosques.


La historia comienza antes del nacimiento de Colmillo Blanco, con una persecución de vida o muerte entre una manada de lobos y dos hombres con su trineo de perros. Sé que los lobos son animales salvajes, peligrosos e impredecibles, pero pensaba que eran más nobles de lo que se les retrata en este libro, donde los vemos como despiadados asesinos que no dudan en matarse entre ellos para comer o conquistar a una hembra. Imagino que el autor se habrá documentado para describirlos así, aunque no dejan de sorprenderme.

El ritmo es ágil, los capítulos se leen rápido y en un par de días ya iba por la mitad. Es asombroso cómo el autor describe las sensaciones del lobezno al nacer, el calor y el cariño de su madre, la oscuridad de la cueva, la atracción por la luz del exterior, el primer día que sale de la cueva siendo todavía un cachorro que desconoce todo cuanto lo rodea... Pero cuando avanzas en la historia, cansan las constantes descripciones de Colmillo Blanco como máquina de matar implacable. Se nota demasiado que, para que el capítulo no sea muy corto, el autor incluye descripciones repetitivas, filosóficas y soporíferas sobre el animal. 

Me parece bastante ridícula la forma en que el lobezno pasa de vivir en libertad en el bosque a ser la mascota de un indio. Ya sabemos que la inteligencia de los animales es más o menos limitada, pero Colmillo Blanco parece idiota. Tiene la oportunidad de huir en cualquier momento, pero no lo hace. Como consecuencia pasa por un calvario y puedes sentir en carne propia las calamidades del protagonista. El único consuelo que tengo es el final, donde vemos cómo el amor y la amabilidad logran templar un corazón de hierro.

El libro encierra muchas reflexiones acerca del sentido de la vida y de la naturaleza de las cosas. Emplea múltiples metáforas para explicar la ley de los dioses y los hombres, y cómo los animales deben ocupar su lugar dentro de esa ley natural. Quizá sea la única, pero me dio la impresión de que el autor justificaba el maltrato animal y, siendo una práctica que me escandaliza, ha provocado que en general no haya disfrutado la lectura. Además, mi decepción también se debe a las expectativas. Me esperaba una historia de aventuras, amistad y lazos afectivos, en su lugar he encontrado maltrato, humillación y esclavitud.

Saludos ;)

1 comentario:

Espe dijo...

Vaya, veo que es un libro bastante fuerte, no esperaba para nada que fuera así. Gracias por la reseña.
Un beso