TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 23 de noviembre de 2017

El último adiós



  • Autor: Kate Morton
  • ISBN: 978-84-8365-5467
  • Editorial Suma de Letras
  • Año: 2015
  • 576 págs.
  • Precio: 22.90€

Junio, 1933. En Loeanneth, la residencia de verano de la familia Edevane, todo está listo para la fiesta de solsticio y Alice está especialmente ilusionada. Pero para cuando llegue la medianoche y los fuegos artificiales iluminen el cielo estival, la familia Edevane habrá sufrido una pérdida tan grande que abandonará Cornualles para siempre... Setenta años más tarde, y después de una investigación especialmente complicada, Sadie Sparrow está de permiso forzoso con su abuelo, por casualidad encontrará una vieja casa rodeada de jardines salvajes y espesos bosques, y descubrirá la historia de un niño desaparecido y un misterio sin resolver.


Antes de este libro, cayó en mis manos El jardín olvidado y pasó por ellas sin pena ni gloria. En cambio, esta vez he decidido compartir mis impresiones sobre las historias de esta mujer, que parecen impregnadas siempre de una profunda melancolía, lo que me ha llevado a pensar que Kate Morton es una cuentacuentos triste. 

Destaco sobretodo el increíble entorno que nos muestra en esta novela. Nos deleita con unas maravillosas descripciones de lugares tan placenteros como la mansión, los jardines, el lago, el bosque... Los personajes están bien desarrollados y resultan totalmente reales a ojos del lector. Sin embargo, me desconciertan bastante los libros donde no queda claro quiénes son los protagonistas. Al principio tenemos a Alice y Sadie, una de 1933 y otra de 2003, dos historias, pasado y presente, narradas por separado hasta converger en un punto. Pero de repente también tenemos a Eleanor, la madre de Alice, y comprobamos cómo va cobrando más importancia que su hija a medida que pasan los capítulos, convirtiéndose en la verdadera protagonista del libro.

Parte de mi descontento durante la lectura se debe a los constantes saltos en el tiempo. No se trata sólo de tres historias con décadas de separación entre ellas, sino que la narración se rebobina o se adelanta a capricho de la autora. No hay un orden en las secuencias. Por ejemplo, en el primer capítulo tenemos a Alice con 15 años, al siguiente con 14, luego varios capítulos con Sadie de 31 años, más adelante volvemos con Alice y, de repente, se cuela Eleanor siendo una niña y luego saltamos hasta el momento en el que tiene 16 años. ¡Menudo cachondeo! La trama tiene un ritmo muy inestable. En función del protagonista del capítulo, avanzaba mucho en la lectura o me quedaba estancada. Los de Sadie son largos y, aunque se hacen lentos, cuentan con información importante para resolver el misterio y eso me animaba a seguir leyendo. Por el contrario, los de Eleanor son emotivos y casi siempre de relleno, pegándo saltos en el tiempo imposibles de predecir. En cambio, los capítulos de Alice son interesantes, pero demasiado breves.

Soy consciente de que la autora ha querido centrarse en el pasado de los personajes y cómo el tiempo afecta a sus relaciones. Ha hecho un trabajo loable, pero sus historias son normalitas y faltas de interés; no hay mucho que sacar de ellas. Como siempre, la mayor decepción es el final. El realismo en el que se basa la novela se esfuma con un desenlace de cuento de hadas. Además, todo se desvela en el último momento. Siendo un libro de casi 600 páginas, ¿en serio era necesario tanto relleno para acabar resolviendo el misterio en las últimas 50?

No tuve una primera impresión demasiado positiva con El jardín olvidado y por eso quise darle otra oportunidad a Kate Morton con El último adiós y, aunque sea redundante, me temo que también diré adiós a esta escritora.

Saludos ;)

No hay comentarios: