TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 21 de diciembre de 2017

La joven de la perla



  • Autor: Tracy Chevalier
  • ISBN: 978-84-8346-5653
  • Editorial DeBolsillo
  • Año: 2017
  • 272 págs.
  • Precio: 9.95€




A principios del siglo XVII la ciudad de Delft vio nacer y crecer a uno de los pintores más fascinantes y misteriosos de la historia. Poco se sabe de Vermeer, pero sus cuadros son hoy piezas únicas e inconfundibles, especialmente el retrato «La joven de la perla». La historia detrás del enigmático cuadro es una relación prohibida entre la admiración y el amor.


Después de las dos lecturas anteriores, que fueron una auténtica decepción, tenía ganas de una historia sencilla. Empecé este libro con muchas ganas porque me lo recomendaron y tenía buena pinta.

Griet es una joven discreta, observadora, inteligente y fuerte. Sabe cuándo es el mejor momento para el silencio, la verdad o un cumplido oportuno y no se deja mangonear ni engañar. Sin embargo, es demasiado seca, no quiere que nadie la conozca y tampoco se interesa por nadie. Se contenta con poco y da la impresión de que no quiere avanzar en la vida. No entiendo que se enamore de un hombre con el que casi nunca habla o al que casi nunca ve. Creo que confunde admiración con amor.

En general los personajes son bastante planos, no existe un desarrollo. Consigue que sintamos respeto o manía por algunos de ellos, pero poco más. El propio pintor sigue siendo un misterio, tanto para el lector como para la protagonista, y apenas se rasca la superficie. Tan sólo vemos a un pintor callado, meticuloso, delicado, detallista e incluso obsesivo, más pendiente de sus obras que de las personas que comparten su vida.

El estilo de la autora es totalmente desapasionado y resulta monótono. Las escenas donde debería haber algo de emoción o tensión están desprovistas de esa intensidad. Se le da demasiada importancia a las religiones (que si católicos, que si protestantes), pero no hay ninguna diferencia entre una familia u otra. Tan solo el dinero es lo que supone una barrera. 
A veces algunas descripciones son confusas, sobretodo cuando son objetos desconocidos. Además, me molesta un poco que no tenga capítulos, sólo saltos entre párrafos. Esto hace que la trama no tenga pausa y nunca sabes cuándo podrás parar de leer.

Al principio el libro tenía buena pinta, pero el ritmo es muy lento y cuando iba por la mitad apenas había pasado nada relevante. Sólo en la tercera parte, cuando comienza a pintar el famoso cuadro, la cosa se pone algo interesante, pero tampoco para tirar cohetes. El final es seco; no parece el final de una historia. 

Creo que la autora quería crear un libro que fuera tan cautivador como la propia pintura, pero no ha sido así. Sí es una buena elección si quieres pasar el rato, pero no entiendo por qué muchos  lectores dicen que es un libro maravilloso. 

Saludos ;)

1 comentario:

MELANY dijo...

Hola!
Me apena que con este ya sean tres libros en racha que te hayan decepcionado, supongo que eso indica que es hora de darle un giro a tus lecturas!

Nos leemos luego!