TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 27 de febrero de 2018

Emma




  • Autor: Jane Austen
  • ISBN: 978-84-9104-5175
  • Alianza Editorial
  • Año: 2016
  • 576 págs.
  • Precio: 12,95€



Cuando la joven Emma, hija menor del rico y distinguido señor Woodhouse, pierde la compañía de su antigua institutriz, toma bajo su tutela a la humilde Harriet Smith. Su extracción modesta y su simpleza, además de su hermosura, hacen de ella una candidata perfecta para que Emma pueda entregarse a su ocupación favorita: arreglar la vida de los demás. Sus afanes para que Harriet haga un matrimonio ventajoso y su personalidad manipuladora sufrirán, sin embargo, distintos reveses antes de que la situación alcance un final inesperado y feliz.


Emma es una joven inteligente, guapa, gentil, optimista, muy mimada y con demasiado tiempo libre. El problema se agrava cuando todo el mundo la agasaja y la pelotea “¡qué bien dibuja Emma, es la viva imagen de la belleza y buena salud...!”. Es una protagonista bastante peculiar por el hecho de que le encanta emparejar a sus conocidos, pero no tiene ninguna intención de casarse. Esto contrasta mucho con otros libros de la autora, donde vemos que uno de los temas más importantes es alcanzar el matrimonio. A mi parecer, la diferencia radica en que Emma es rica y no tiene necesidad de depender de nadie.

He observado que ser rico en el s.XIX era muy aburrido, sobretodo si eres mujer. Como no tenían nada a lo que dedicarse, se centraban en chismorrear y pasar las horas visitando a los demás para tomar el té, jugar a las cartas o pasear. No puedo imaginarme haciendo eso toda mi vida. Por tanto, no es de extrañar que Emma decida emplear su tiempo como casamentera y se crea con derecho a entrometerse en las relaciones amorosas de los demás. Debido a esto Emma me caía bien o mal según el momento. Es una mujer manipuladora y superficial que le encanta controlar a los demás con la escusa de tener buenas intenciones. Su visión tan particular del funcionamiento de la sociedad provoca que, en lugar de ayudar a los demás, acabe complicando las cosas. Tan sólo su concuñado, el señor Knightley, tiene los pies en la tierra y rechaza desde el principio los tejemanejes de Emma.

De entre todos los personajes secundarios quiero destacar al clérigo Elton por su vanidad y oportunismo, la señorita Harriet Smith por su dulzura e inocencia, Jane Fairfax por su fría elegancia, Frank Churchill por su detestable zalamería y el señor Woodhouse por su constante hipocondría que me puso especialmente nerviosa en todas sus apariciones.

Como viene siendo habitual en las novelas de Jane Austen, se retrata la sociedad tan cual era. Sus historias encierran una gran crítica social y la autora emplea la ironía para poner de manifiesto aquellos comportamientos que la irritaban, como las rígidas clases sociales, el machismo y la hipocresía. Es evidente el esfuerzo que ha dedicado para desarrollar cada personaje y cómo sus diálogos nos muestran sus miedos y anhelos. La historia es entretenida, sin embargo, en algunos momentos puede resultar pesada porque le dan mil vueltas  a todo para decir cualquier nimiedad. 
Ya se ha dicho hasta la saciedad lo maravilloso que es el estilo de Austen y aquí vengo a recalcarlo. A pesar de considerarse un clásico (lo cual hace sudar a más de uno), se trata de una novela sencilla para disfrutar poco a poco. Aunque hacia la mitad se me hizo un poco larga, por lo demás está muy bien. Se trata de una experiencia entretenida, por momentos divertida y totalmente deliciosa.

Saludos ;)

No hay comentarios: