TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

lunes, 19 de marzo de 2018

¿Cuáles son tus manías lectoras?


1- Mi momento favorito para leer es antes de dormir, cuando la casa está en calma y todos los ruidos se apagan. Da igual si estoy cansada o no, tengo que leer al menos un capítulo. Me ayuda a desconectar y dejar a un lado todas las preocupaciones del día, así consigo dormir bien y descansar.


2- Los libros en tapa dura me gustan mucho más, pero la gran mayoría vienen con sobrecubierta. Mi manía es quitarla y dejarla en el hueco de la estantería donde debería estar el libro. Considero que, si la cubierta es lo primero que ves, no tiene mucho sentido leer con ella puesta porque se acaba estropeando. También quito las pegatinas/tiras de papel promocionales que vienen con el libro. No soporto que haya algo que me impida ver bien la portada.

3- Desde hace un par de años, me salto la sinopsis de aquellos libros que voy a leer sí o sí. ¿Por qué? Simplemente no me gusta que me destripen media trama y así me llevo auténticas sorpresas que, de haber leído la sinopsis, no habrían significado nada. También tengo la costumbre de leer según mi estado de ánimo, por eso dispongo de un estante sólo para los libros sin leer. Tengo clásicos, fantasía, distopías, juvenil, histórica, misterio... como nunca sé cuál es el género que me apetecerá, procuro tener un poco de todo.

4- Antes de empezar a leer siempre olisqueaba los libros porque me gusta el olor a tinta, pero esto es algo que poco a poco estoy dejando de hacer. No por nada en particular, simplemente se están imponiendo otras manías. Ahora miro cuántas páginas tiene el libro. Esto me sirve para calcular si tardaré una o dos semanas en terminarlo. Por supuesto, varía según el libro. Los hay que me absorben tanto que los termino mucho antes, o lo contrario, que son tan densos que tardo un mes en pasar al siguiente.

5- No puedo leer si hay mucho ruido: una televisión/radio encendida, alguien hablando o escuchando música en la misma habitación. No me concentro. Normalmente leo sola en mi habitación o en el coche cuando estoy aparcada. Tampoco soy capaz de dejar un capítulo a medias y siento una inmensa incomodidad si tengo que cerrar el libro de repente.

6- Antes me obligaba a terminar un libro aunque la lectura fuese una tortura, pero después de muchas decepciones me di cuenta de que tengo muchos libros y poco tiempo para ellos, así que adopté una nueva norma. Si después de leer 200 páginas no hay absolutamente nada que me haya atraído de la trama o de los personajes, abandono ese libro. También existe la alternativa de leer las últimas 50 páginas para saber cómo termina. No imagináis la cantidad de veces que, a pesar de saltarme toda la parte del medio, no se altera la trama y entiendo el final a la perfección. Esto demuestra que hay libros con demasiado relleno simplemente para abultar.

7- Guardo en una antigua cajita de bombones mis marcapáginas favoritos, la mayoría de ellos son metálicos. Luego tengo otra caja de galletas donde guardo el resto de marcapáginas junto a cartas y pegatinas. Procuro combinar los marcapaginas con el libro. Es decir, si la portada es de color rosa, busco uno rosa, o si en la portada hay mariposas, uso otro con forma de mariposa. No me gustan los marcapáginas de cartón/papel que tienen publicidad de X editorial o X libro. Sólo los uso cuando dicho marcapáginas corresponde con el libro que estoy leyendo.



8- Envidio aquellos lectores que tienen una pared entera, de arriba a abajo, con estanterías. Esto ayuda mucho a la hora de organizar los libros. Como no puedo permitirme lo mismo en mi habitación (y por eso sueño con tener mi propia biblioteca en casa) hago malabares para ordenar los míos. Ahora mismo los tengo clasificados según el género: clásicos, cuentos e infantil, distopía y ciencia ficción, fantasía adulta, fantasía juvenil, contemporánea e inglés. Los mangas están aparte. Me gusta tener los libros por alturas y detesto cuando dentro de una trilogía o saga uno de los libros es más bajo o más alto. Y ya es el colmo si la edición cambia completamente.

9- Cuando entro en la librería y veo que hay varios libros de una saga descolocados, no puedo evitar ponerlos en el orden correcto. Esto le ataca los nervios a mi novio porque me podría tirar horas colocando jajaja También, cuando voy sola a los sitios, siempre llevo un libro conmigo. Nunca sé cuándo tendré la oportunidad de pasar el rato leyendo.

10- Da lo mismo si leo en casa o en la universidad, siempre utilizo una funda de tela para proteger el libro de posibles arañazos. Por desgracia esas fundas casi han desaparecido y, en su lugar, se han puesto de moda las bolsas/sacos de tela. Aquí os dejo una foto de mi última compra de DriSewing, ¡estoy encantada!


Decidme, ¿cuáles son vuestras manías lectoras?

Saludos ;)

No hay comentarios: