TRADUCTOR

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 24 de abril de 2018

La catedral del mar




  • Autor: Ildefonso Falcones
  • ISBN: 97884-2534-0039
  • Editorial Grijalbo
  • Año: 2006
  • 670 págs.
  • La catedral del mar #1
  • Precio: 20.90€





Siglo XIV. La ciudad de Barcelona se encuentra en su momento de mayor prosperidad y sus habitantes deciden construir el mayor templo jamás conocido: Santa María de la Mar. 

El joven Arnau tiene una vida extenuante, trabaja como palafrenero, estibador, soldado y cambista, siempre al amparo de la catedral de la Mar. Una trama en la que se entrecruzan lealtad y venganza, traición y amor, guerra y peste, en un mundo marcado por la ambición material y la segregación social y la intolerancia religiosa.



La catedral del mar es uno de esos libros que, desde que se publicó hace más de 10 años, siempre lo veía en la estantería del salón y me decía "algún día lo leeré", pero nunca me decidía a empezarlo. Ahora con el estreno de la serie, ha llegado el momento de darle una oportunidad.

Aunque en este libro la trama es ficción, al estar basado en la Crónica del Rey Pedro III sigue de cerca los verdaderos acontecimientos del siglo XIV en Cataluña. Además, también muestra otros eventos reales: las guerras, la peste, la Inquisición, las prácticas gremiales, el trato a mujeres y judíos... Se aprende mucho sobre la catedral de Sant Maria de la Mar, que fue construida por los ciudadanos de Barcelona. La historia de esta ciudad es hermosa e interesante y la recreación de la edad media es llamativa y bien documentada.
Es evidente que autor intenta convertirse en la versión española de Ken Follett y muchos lectores así lo perciben, aunque no en mi caso. Ciertamente hay ciertas similitudes entre las dos trilogías (ambas historias giran en torno a la construcción de una catedral), con la diferencia de que Follett tiene mayor calidad literaria, bajo mi punto de vista, tanto de trama como de personajes y de documentación. 

El libro se divide en varias partes en función de la edad del protagonista. En la primera mitad vemos cómo su padre, Bernat, se desloma para sacar adelante a su familia a pesar de los obstáculos que le pone la vida. Muestra un carácter fuerte y una determinación poco común hoy día, y es interesante su trabajo en el taller de cerámica. 
Luego será misión de Arnau hacer algo de provecho con la libertad que tanto les costó conseguir. Pero una vez que el chico crece e intenta formar su propia familia, aparecen momentos muy trillados de la literatura que hacen la trama repetitiva y algo previsible hasta el punto de llegar a aburrir. No sentí ninguna empatía ni pesar por las penurias de Arnau ni de ninguno de los demás, a excepción de Bernat.

Gran parte del problema lo sustenta el personaje de Aledis. No me gustó desde su primera aparición porque no aporta nada interesante a la trama, más bien al contrario, hace que Arnau muestre su lado más cobarde y estúpido. Además, Aledis es una mujer manipuladora que lo chantajea para asegurarse unas cuantas embestidas por la noche. Patético. Este tipo de enredos amorosos están muy vistos y, al menos en mi caso, ya no producen entretenimiento ni interés. Por esa razón, hacia la mitad del libro, mi ritmo de lectura fue decayendo y no veía el momento de terminarlo.

Hay muchos temas que se podrían haber desarrollado: la relación fraternal de Joan y Arnau, la comunidad de los bastaixos, el maltrato a mujeres y judíos... Las piezas están ahí, pero el autor decide ignorarlas. Es evidente que durante la primera mitad del libro sí se esforzó en crear una historia coherente, pero una vez que aborda las guerras del Rey Pedro, cambia de forma brusca tanto la personalidad como la historia de Arnau para tener una excusa para narrar todo lo relacionado con esas guerras.

Empecé este libro con ciertas ganas y, al menos en las primeras 300 páginas, cumplía con mis expectativas, pero se fue estropeando hasta dejarme totalmente desencantada. Ni quiera el final de cuento de hadas logró que sintiera un mínimo de emoción por Arnau. Una gran lástima, de verdad. 

Saludos ;)

No hay comentarios: